La colección REM ha sido fruto de un periodo de convulsión mundial provocada por la Pandemia COVID-19 en 2020, la cual aún continua.

 

Esta etapa de desconcierto ha cambiado la vida de millones de personas, entre ellas la mía. De repente todo pasó de un frenesí rutinario a una calma privada de libertad que asustó hasta los más valientes. Ya no tengo que ir a trabajar, la cafetería donde me tomo el café cada mañana ha cerrado, no puedo quedar con mis amigos ni ir de compras. Estas cosas que a veces se hacían por gusto y otras por obligación pasan a un segundo plano, ya no tengo que planear nada de esto. Después de celebrar por tres días con mi mujer que no tenia que ir a trabajar y me doy cuenta de que puedo disfrutar de estar en casa, charlar con mi mujer e incluso volver a cocinar de verdad. Es aquí cuando me doy cuenta de que vuelvo a tener algo que había echado de menos desde hacía muchos años, vuelvo a tener TIEMPO.

 

Pasan los días viendo películas, comiendo, creando y sobre todo, durmiendo. Poco a poco las escenas de trabajo y el estrés empiezan a desvanecerse de mis sueños y la fantasía empieza a ocupar lugar. Tantas horas de sueño invertidas me transportan a escenarios de todo tipo, incluso a acontecimientos pasados que se mezclan con los presentes. Ahora mis sueños ocupan gran parte de mi día a día, así que decidí recrearlos en mis obras.

 

Dada la situación y los pocos materiales que tenía disponibles pensé en que la mejor manera de representar algo producido por mi mente, era utilizando carboncillo, algo de acrílico y tela. Las obras son bastante grandes ya que quería que el espectador de adentrara en la representación así que el formato tenia que ayudar a ello. Los colores en las piezas tenían que absorber la atención y no transmitir impactos visuales incomodos, así que utilicé una paleta de ocres y naranjas. El naranja, amarillo y ocre son colores calidos que pueden transmitir acción, movimiento y entusiasmo. Pueden ser colores alegres en el caso de amarillo y naranja, que aumentan el optimismo y la confianza. Por otro lado el Ocre tiene a invitar a la incertidumbre, soledad y misterio. Estos colores también se asocian a la lujuria o la sensualidad.

 

El propósito de esta colección es plasmar los sueños que más me han marcado durante el periodo de confinamiento y que de alguna manera el espectador pueda encontrar similitudes con sus propias experiencias. Cada cuadro es una historia y un punto de conexión con la "realidad" ; la experiencia de cada persona cuando cierra los ojos y empieza su viaje REM.

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
1/1